Jump to page content

Buscar La Universidad

Mas Herramientas

Visitar el campus

Su hijo o hija debería visitar las universidades cuando tienen clases para tener una impresión real del campus. Lea acerca de las visitas a los campus.

"En estos tiempos de selección altamente competitiva, la universidad segura es un elemento esencial en la búsqueda".
Anne Weeks, Directora de Asesoría para la Universidad, Oldfields School

La búsqueda de universidad

Cómo puede ayudar a su hijo

Pat es una profesora de escuela en Rockford, en el estado de Illinois. Cuando su hijo ya estaba listo para ir a la universidad, ya sabía exactamente a dónde quería ir: Southern Illinois University, donde estaba su mejor amigo. A pesar de que se le incitó a que rellenara más solicitudes, sólo se presentó a esa universidad. El verano antes de entrar a la universidad, se enteró de que su amigo había abandonado la institución. A toda prisa presentaron la solicitud para Northern Illinois University, que está más cerca de su casa.

Sus buenas calificaciones y alta puntuación en los tests le permitió entrar sin problema y ahora está feliz en Northern, además de que le va bien. Pero Pat asegura que alentará a su hijo a que presente más solicitudes. "Aconsejaría a cualquiera que se postule a una amplia gama de universidades", dice. "Es necesario disponer de opciones".

Universidades, universidades por todos lados

Postularse a la universidad puede ser un momento estresante. Probablemente sea la primera decisión que tomará su hijo que acarree consecuencias importantes y duraderas. Y puede parecer imposible saber cómo empezar con más de 3.800 establecimientos por escoger. La universidad a la que acude su mejor amigo puede ser una opción válida, pero se trata de una opción entre muchas otras.

Su asesoría será crucial, pero en última instancia será su hijo el que tome la decisión por su cuenta. A pesar de ello, puede ser difícil para los padres resistirse a imponer sus propios sueños y deseos. Pero presionar a un estudiante a que se inscriba a una universidad a la que no quiere ir puede redundar en resentimiento, incluso en fracaso o abandono. Los padres quieren lo mejor para sus hijos. De ser eso cierto, y tal y como apunta Charles Shields, autor de The College Guide for Parents, lo "mejor" será aquel lugar en el que su hijo obtendrá mayor éxito.

Hoy carpintero, mañana zapatero

A pesar de ello, pregunte a un adolescente lo que quiere hacer en la vida y lo que busca y es probable que le lance una mirada en blanco. Entonces ¿cómo ayudar a su hijo a saber lo que quiere y elegir la universidad que le permitirá conseguirlo? Estos son algunos pasos concretos que puede seguir.

Intereses

Primero sugiera a su hijo que haga una autoevaluación escribiendo las respuestas a preguntas como "¿Cuáles son mis intereses? ¿Cuál es mi objetivo para este y los próximos cuatro años? ¿Cuáles son los rasgos de mi personalidad? ¿Qué valores son importantes para mí?" Pueden parecer preguntas demasiado amplias, pero plasmar las respuestas sobre papel debería a empezar a plantear las reflexiones que llevan a la elección de la universidad. Este ejercicio puede ayudar a aquellos adolescentes que reaccionan a la ansiedad con parálisis y que demoran todo hasta el último minuto.

Negociación abierta

Después, haga una lista para usted de lo que es importante en la elección de universidad de su hijo. Pídale que haga lo mismo. Puede que tenga algunas condiciones no negociables, pero trate de mantener la mente abierta para buscar puntos en común. También puede ayudar hablar de forma abierta de la ansiedad—la candidatura a universidades puede ser un proceso agonizante para los adolescentes, porque tienen que poner sus egos en la picota y encarar la posibilidad de rechazo.

Elegir una universidad no es una ciencia: es una elección emocional con muchas variables inciertas. Reconocerlo puede ayudar a relajar tensiones. Pero debería mostrarse optimista, se trata de un momento muy excitante en la vida de familia. Una vez establecidas ciertas expectativas, es el momento de pasar a lo específico.

La universidad cerca de mamá

Pida a su hijo que haga una lista de las características de universidades a las que le gustaría ir, como tamaño y ubicación—las dos cuestiones en las que padres e hijos suelen tener los mayores desacuerdos. La pregunta más sencilla que responder es determinar en qué región del país le gustaría vivir. Luego hay que determinar que tamaño debe tener la universidad, si se trata de un establecimiento público grande o uno pequeño de artes liberales. También debería reflexionar acerca del tamaño de la población en la que sequiere vivir. ¿Le interesa más un entorno urbano, o prefiere estar en la naturaleza y pasar los fines de semana esquiando?

Área de estudio

Su hijo también debería de tomar en cuenta las áreas académicas que quisiera estudiar. Muchos estudiantes de universidad suelen cambiar dos o tres veces de especialidad. Pero debería de conocer de forma amplia cuál serán sus áreas de interés. Si gusta mucho la música, debería de rechazar una universidad que no ofrezca un título relacionado con lo musical.

Utilizar la lista

Una vez que su hijo haya hecho esta lista, puede buscar las universidades que se corresponden. College Handbook (El manual de universidad) de College Board es una lista detallada de universidades y lo que ofrecen. Verá que muchas universidades cumplen con las características, por lo que conviene ver más en detalle y comparar las instituciones para reducir las opciones.

Su hijo puede solicitar catálogos para tener más detalles de lo que ofrecen las escuelas, y puede preguntar a los encargados de selección en las universidades para conocer más detalles. Es buemo saber el porcentaje de estudiantes que se gradúan en esa universidad, a proporción de los que consiguen trabajo en su área de estudio y el tiempo promedio necesario para obtener el título. Es posible que su hijo quiera saber más acerca de oportunidades especiales, como estudios en el extranjero.

¿Qué cuesta cuánto?

Ahora que ya tiene cantidades ingentes de información, su hijo debería de ser capaz de reducir su elección a media docena de universidades. Hasta este punto no se hah hablado de la cuestión financiera, una caracterísitca de importancia primordial para muchos padres. Pero muchos expertos recomiendan que se seleccione un amplio abanico de universidades sin tener en cuenta las cuestiones financieras.

Existen opciones para ayuda financiera—tantas que se han publicado cientos de guías para ayudarle. El asesor académico de su hijo puede ayudarle a encontrar la dirección correcta. Pero conviene recordar que el precio anunciado por la universidad puede no decirlo todo. Las escuelas privadas más caras suelen ofrecer mucha ayuda financiera a los estudiantes mejor preparados.

A viajar

¿Recuerda esas maravillosas vacaciones familiares? Ahora toca tomar otras para visitar cada una de esas universidades que interesan a su hijo. Sin una vista es difícil hacerse una idea clara de una universidad y tomar una decisión final. Las instituciones ofrecen tours a los postulantes, lo que constituye una buena forma de conseguir una panorámica completa. También es bueno que usted y su hijo paseen solos. Infórmense acerca de la asociación de estudiantes, la biblioteca, residencias, clases, laboratorios, y computadoras. Trate de visitar en un momento en el que la universidad está dando clases, para hacerse una idea de cómo es en plena acción.

El sobre, por favor

Finalmente llegó el momento de que su hijo envíe las solicitudes. Y a esperar. Este puede ser un momento muy duro para un adloescente, ya que una carta de rechazo puede ser un golpe terrible. Puede ayudarle ano sentirse tan mal alrecordarle que muchas universidades reciben solicitudes de más gente con el nivel requerido de la que pueden aceptar, por lo que un rechazo no significa que no tenga lo que se pide. Los estudios demuestran que 9 de cada 10 postulantes son aceptados en la universidad que constituye su primera o segunda elección por lo que su hijo tiene muchas buenas razones de esperar a que lleguen los sobres.

Y usted también puede estar tranquilo. Ahora que ya ha hecho su tarea, ya sabe que cualquiera que sea la universidad a la que vaya su hijo, será un lugar en el que esté cómodo y le vaya bien. De esta forma se vuelve mucho más fácil enviarle a su primer periplo en la edad adulta.