Jump to page content

Ingresar a la Universidad

Herramientas del Estudiante (En Inglés)

Mas Herramientas

Postularse pronto

Los programas de decisión y acción tempranas se han vuelto una opción popular para los postulantes a la universidad. Descubra si estos planes tienen sentido para su hijo o hija.

"La parte de ensayo de la solicitud es una forma de descubrir si el candidato posee alguna de las aptitudes básicas que se necesitan para estar aquí".
A. Stewart, Ex Director adjunto, Hope College

¿Debe el estudiante universitario tener tarjeta de crédito o débito?

Cómo sopesar las ventajas y desventajas

Conforme su hijo va preparándose para la universidad, puede que usted se pregunte si es mejor que disponga de una tarjeta de crédito o débito para pagar las facturas. Ambos tipos de tarjetas tienen sus ventajas e inconvenientes.

Tarjetas en el campus

El crecimiento en la utilización de tarjetas de crédito ha crecido en campus universitarios, en donde el plástico se ha establecido firmemente. Según la agencia de préstamos para estudiantes Nellie Mae, 84 por ciento de los estudiantes de enseñanza superior en 2008 poseía al menos una tarjeta de crédito y que los estudantes del 12mo grado graduan con el promedio de $4.100 en deudas de tarjetas de crédito.

Tarjetas de crédito

La gran ventaja de las tarjetas de crédito es que permiten al estudiante crear un historial crediticio. Una vez que termina la universidad, puede ser extremadamente difícil desembarcar al mundo real sin un perfil de crédito. El posible inconveniente, por supuesto, es que si se utiliza de forma irresponsable, un estudiante puede acumular grandes cantidades de deuda por tarjeta de crédito. Además, la incapacidad de enfrentar los pagos de forma regular dañará el historial crediticio del estudiante.

Tarjetas de débito

Las tarjetas de débito pueden ayudar a controlar el gasto de un estudiante. Un estudiante abre una cuenta con tarjeta de débito depositando dinero en un banco o unión de crédito y los fondos se deducen cuando una compra se efectúa con la tarjeta. Si el dinero disponible no es suficiente para cubrir las compras, la transacción no puede efectuarse. Además, no hay cargos por interés o pagos atrasados con una tarjeta de débito, aunque sí pueden cobrar comisión. El principal inconveniente de las tarjetas de débito es que no sirven para establecer un historial crediticio.

Otra opción es una tarjeta de crédito prepagada. A pesar de ello, no se trata realmente de tarjetas de crédito, ya que no se presta dinero—funcionan más como tarjetas de débito.

Cuidado con la facilidad para obtener crédito

Evalúe las ventajas e inconvenientes de las tarjetas de crédito y débito y elija una, o ambas, según las necesidades de su hijo y su capacidad para gestionar sus finanzas personales. A pesar de ello, tenga en mente que las tarjetas de crédito son muy fáciles de obtener para un estudiante universitario, incluso sin autorización de los padres. Las empresas emisoras de tarjetas consideran los campus universitarios como entornos lucrativos para encontrar nuevos clientes, miles de estudiantes que necesitan constantemente gastar en libros, material y alimentos, pero que a su vez siempre tienen poco efectivo.

Hable con su hijo de cómo utilizar el crédito de forma responsable, y si decide que una tarjeta es apropiada para las circunstancias, dígale que empiece poco a poco—que consiga una tarjeta con un bajo límite de crédito. Una o dos tarjetas con límites bajos serán suficientes para tener un historial crediticio. Además, busque la mejor oferta en tasas de interés. Es posible que la primera que reciba no sea la mejor opción.

Decida quién va a pagar y qué

Si al final decide que le va a dar una tarjeta de crédito a su hijo, tiene que pensar quién será la persona responsable de efectuar los pagos mensuales y asegúrese de que él o ella lo entiende. Si usted va a cubrir algunos gastos de la tarjeta y el o ella cubrirá otros, asegúrese de que es consciente de que tendrá que pagarlos. Además, explíquele qué gastos son admisibles para esa tarjeta de crédito y cuáles no. Por ejemplo, deje muy claro que le permite utilizar la tarjeta para comprar libros o pagar gastos educativos, pero no para pedir una pizza.

Alguno tiene que pagar

No debería pedir una tarjeta de crédito para su hijo si no pretende hacer los pagos mensuales y él o ella no tiene medios para enfrentar los pagos. Recuerde que utilizando una tarjeta de crédito, el estudiante está pidiendo un préstamo que debe ser devuelto. Asegúrese que tanto usted como su hijo tendrán la capacidad para hacer frente a los pagos.

Tarjetas de crédito y gastos de educación

Algunos estudiantes pagan sus gastos de educación con tarjetas de crédito, lo que está bien si tienen los fondos suficientes para pagar la deuda en el momento en el que termine el período de gracia, para evitar los cargos financieros. A pesar de ello, dejar ese balance en la tarjeta puede ser muy costoso. Las tasas de interés que se aplican a las tarjetas de crédito suelen ser mucho más altas que los préstamos a los estudiantes, por lo que si un estudiante no pretende pagar la deuda enseguida, probablemente sea mejor idea tomar un préstamo.

La mejor opción para el estudiante universitario

La situación o madurez financiera del estudiante determinará si él o ella debería poseer una tarjeta de crédito o débito. Pero como es tan fácil que un estudiante universitario adquiera una tarjeta, hable con su hijo acerca de la importancia de gestionar un presupuesto y utilizar el crédito de forma responsable. Se trata de conocimientos que adquirirá para toda la vida.