Jump to page content

Ingresar a la Universidad

Herramientas del Estudiante (En Inglés)

Mas Herramientas

Postularse pronto

Los programas de decisión y acción tempranas se han vuelto una opción popular para los postulantes a la universidad. Descubra si estos planes tienen sentido para su hijo o hija.

"La parte de ensayo de la solicitud es una forma de descubrir si el candidato posee alguna de las aptitudes básicas que se necesitan para estar aquí".
A. Stewart, Ex Director adjunto, Hope College

Cómo ayudar a su hijo cuando extrañe su hogar

Mientras su hijo no veía las horas de partir a la universidad, usted hacía su propio conteo regresivo, teñido de tristeza por la partida de su bebé. Al cuarto día de su independencia, algo extraño sucedió. Su hijo llamó llorando, diciendo que extrañaba mucho y que quería volver a casa. Usted estaba preparado para oírle decir que había conocido personas de todo tipo e inclusive que salía hasta tarde, pero nunca se imaginó esto.

¿Cómo ocurrió?

No se asuste. Extrañar el hogar es muy común entre los estudiantes de primer año de universidad. No olvide que a pesar de que su hijo estaba realmente entusiasmado con ir a la universidad, se acaba de separar de todas sus comodidades y de su ambiente. Los estudiantes de primer año se ven de pronto en un lugar diferente, donde es posible que no conozcan a nadie. Están viviendo con extraños, tratando de encontrar las salas de clases, lavando ellos mismos su ropa y comiendo comida que no es como la de casa.

Además, es posible que en la escuela secundaria su hijo haya sido un pez gordo. Ahora el ambiente es mucho más grande y su hijo probablemente se siente insignificante. Es mucho cambio para dominar de la noche a la mañana, y lo lógico es que su hijo se sienta abrumado y que extrañe su vida anterior. Tenga la certeza de que extrañar el hogar es algo temporal.

Lo que puede hacer usted

Esas 500 millas que lo separan de su hijo parecen ahora más bien 500,000 millas. "¿Qué puedo hacer si estoy tan lejos?" pensará usted. De hecho, hay mucho que usted puede hacer para ayudarlo. A continuación le ofrecemos algunas estrategias para ayudar a su hijo a adaptarse.

Déle validez a los sentimientos de su hijo: Dígale que lo entiende y que está de acuerdo con que es difícil. Decirle que no se preocupe, que todo va a salir bien puede ser cierto, pero a su hijo le ayudará más saber que usted está de acuerdo con que es una etapa difícil y que comprende que es realmente duro.

Deje que su hijo se desahogue: Su hijo está conociendo gente nueva y experimentando cosas nuevas, por lo tanto es posible que esté abrumado. Uno de los pasos más importantes para superar esta etapa de extrañar su casa es hablar sobre los sentimientos que este período trae consigo. Si usted cree que su hijo se quiere desahogar, hágale preguntas que lo animen a soltarse. Pero si no quiere compartir sus sentimientos, no lo presione. Eso lo haría sentirse aún más abrumado. Hágale saber que usted está a su disposición si desea hablar.

Explíquele a su hijo que es normal extrañar su casa: Es posible que su hijo crea que es el único que se siente así. Hágale saber que no está solo. Los muchachos de al lado, que siempre se están riendo y que pareciera que la están pasando tan bien, seguramente también atraviesan por momentos en que extrañan sus hogares.

Anime a su hijo a recurrir a los servicios que ofrece la universidad: Sugiérale que hable con un asesor interno o un consejero académico que esté capacitado para tratar el tema de la nostalgia por la familia.

Más estrategias para extrañar menos el hogar

A pesar de que el extrañar el hogar es algo pasajero, usted puede sugerir otras estrategias para acelerar el proceso.

Créele un hogar lejos del hogar: Aunque usted no esté ahí físicamente, sus fotos y las de otros familiares y amigos deben decorar la habitación de su hijo.

Noche de llamada telefónica: Fije un día y una hora específica para hablar con su hijo. Aunque él sabe que puede llamarlo en un momento de angustia, es bueno que sepa que hay un factor constante en su vida, con el que puede contar en esta etapa de incertidumbre e inestabilidad.

Comuníquese con frecuencia y de diferentes maneras: Además de las llamadas telefónicas, asegúrese de mandarle frecuentemente correo electrónico, cartas y postales. A todos los que asisten a universidades lejos del hogar les encanta recibir correo y paquetes. Envíele recortes del periódico local, fotos y dulces hechos en casa. Anímelo a hablar con sus compañeros sobre cómo están lidiando ellos con su separación de sus familias.

Anime a su hijo a hacer amistades: Sugiérale que cene en la cafetería con su compañero de habitación o con algún compañero de su piso. Dígale que asista a las actividades de la residencia de estudiantes y de los clubes universitarios. Si su hijo sigue sus consejos, es muy probable que conozca gente con intereses similares. Mientras más oportunidades sociales busque su hijo, mayores serán sus posibilidades de conocer gente y de sentirse cómodo en su nuevo ambiente.

Adaptarse a la vida universitaria toma tiempo. Lo mejor que puede hacer es apoyar a su hijo y decirle que usted lo extraña también. Cuando menos lo espere, la nostalgia que siente su hijo por su hogar se habrá disipado al punto que lo llamará para decirle que no va a poder ir a casa como planeado, porque va a hacer algo con sus amigos de la universidad. Entonces el reto para usted será lidiar con la desilusión, pero ése ya es otro tema.