Jump to page content

Ingresar a la Universidad

Herramientas del Estudiante (En Inglés)

Mas Herramientas

Postularse pronto

Los programas de decisión y acción tempranas se han vuelto una opción popular para los postulantes a la universidad. Descubra si estos planes tienen sentido para su hijo o hija.

"La parte de ensayo de la solicitud es una forma de descubrir si el candidato posee alguna de las aptitudes básicas que se necesitan para estar aquí".
A. Stewart, Ex Director adjunto, Hope College


Consejos para redactar el ensayo

Conquistar la página en blanco

El ensayo personal es fuente de ansiedad para la mayoría de los estudiantes universitarios en ciernes. Se trata de la parte menos estructurada de la solicitud para entrar a la universidad y a la cual muchos establecimientos otorgan una enorme importancia.

Muchos padres quieren asegurarse de que el ensayo es bueno, pero el estar demasiado involucrado acarrea peligros. Demasiada influencia de los padres puede callar la voz de ese escritor que esperan ver las universidades y la mayoría de los estudiantes será rechazada de un plumazo si el establecimiento sospecha que no se trata de un trabajo propio.

A pesar de ello, los padres pueden ayudar a su hijo a superar la ansiedad y empezar a escribir. Prepararse con antelación y seguir unos pocos consejos puede ser suficiente para terminar el trabajo sin demasiado sufrimiento. Primero, puede ayudar a su hijo recordándole que escribir es difícil, incluso para los escritores y que tiene que hacerse a la idea que redactará muchos borradores. Con esto en mente, debería programar mucho tiempo para efectuar revisiones y no debería sentirse derrotado por los primeros y generalmente difíciles intentos.

Lo que más quiero

Los encargados de selección buscan en un ensayo pruebas de que el estudiante puede escribir bien y respalda sus ideas con argumentos lógicos. También quieren saber más acerca de la personalidad del estudiante. Andrew Flagel, responsable de admisiones en George Mason University, dice que no existe una fórmula mágica para escribir un ensayo perfecto. "Un ensayo que está bien escrito, libre de errores gramaticales y demuestra que la universidad es adecuada para su perfil, ayuda que el estudiante esté aceptado", comenta Flagel. Él advierte que tanto padres como estudiantes deberían investigar bien antes de presentarse para asegurar que la escuela es adecuada para el estudiante y ofrece un entorno en el que puede desarrollarse.

Antes de embarcarse en el ensayo, su hijo debería primero escribir en una sola hoja las preguntas de ensayo que se plantean en cada solicitud. Generalmente se trata de preguntas abiertas que permiten al estudiante elegir una dirección, como "¿Cuál fue su peor momento y porqué?" o "Si pudiera elegir una época histórica en la que vivir, ¿cuál eligiría?" El ejercicio debería ayudar a ver con claridad lo que se plantea y lograr que aparezca la inspiración.

Sea usted mismo

En lugar de escribir acerca de temas muy elevados o lugares exóticos, su hijo debería elegir un tema de ensayo del que tenga conocimiento. El ensayo no tiene que ser acerca de hacer trekking en China para que se desprenda algo profundo. De hecho, los responsables de selección aseguran que los ensayos muy elevados no logran transmitir el carácter del escritor porque están demasiado enfocados en querer impresionar al lector.

Una vez que empiece a pensar acerca de un tema, lo mejor es escribir notas que le ayuden a recrear la experiencia. Debería incluir detalles concretos acerca de cómo el viento se sentía en la cara mientras trataba de esquiar por primera vez, o cómo sintió en el estómago mientras esperaba saber si había sido aceptado en un equipo de debate. Esos apuntes serán vitales cuando el estudiante se siente y tenga que enfrentarse a la hoja en blanco.

Las reglas de la escritura se aplican también al ensayo. Debería contener palabras con las que el estudiante se sienta cómodo y emplear un idioma de conversación. Diga a su hijo que evite el diccionario para encontrar palabras rebuscadas. Debería ser conciso, nunca más extenso del límite impuesto y tiene que lograr que un encargado de selección cansado de trabajar se interese por leerlo hasta el punto final.

Una vez que ese primer borrador está acabado, su hijo debería enseñarlo a dos personas de criterio confiable. Los padres no son siempre la mejor elección, ya que suelen estar demasiado cercanos al proceso para ser una ayuda objetiva. Un experto en gramática y un amigo con sentido crítico pueden ser dos buenos correctores.

Al final, aunque a veces parecía imposible, el ensayo habrá sido conquistado. Muchos escritores consideran que el ensayo es una valiosa experiencia en si misma: puede aportar nuevas perspectivas acerca de madurar o irse de casa. Usted, también, puede sentirse sorprendido ante las reflexiones que plantee esta persona en el umbral de la edad adulta.