Jump to page content

Ingresar a la Universidad

Herramientas del Estudiante (En Inglés)

Mas Herramientas

Postularse pronto

Los programas de decisión y acción tempranas se han vuelto una opción popular para los postulantes a la universidad. Descubra si estos planes tienen sentido para su hijo o hija.

"La parte de ensayo de la solicitud es una forma de descubrir si el candidato posee alguna de las aptitudes básicas que se necesitan para estar aquí".
A. Stewart, Ex Director adjunto, Hope College

¿Rechazado? ¿En lista de espera? ¿Aceptado?

Ayudar a su hijo a entender el rechazo... y la aceptación

Los padres pueden sentirse más frustrados que sus hijos cuando reciben una "carta de negación", como las llaman en las universidades. Es comprensible que los padres quieran proteger a sus hijos de las penas causadas por el rechazo. Pero a pesar de esta tendencia natural, es mejor dejar que el niño reciba primero de las universidades las noticias acerca de su admisión. No es buena idea correr para ver primero el correo ni tampoco aconsejable abrir cartas de las universidades dirigidas a su hijo. A pesar de ello, los padres pueden ayudar a que se tomen con perspectiva las decisiones de admisión.

¿Rechazado?

Su hijo puede tomarse el rechazo de una universidad como una indicación de que no tiene lo que se necesita para tener éxito. Usted puede recordarle que las decisiones acerca de la admisión no representan un juicio por parte de la sociedad. Las universidades tienen muchas razones para rechazar a los estudiantes, y el proceso además siempre tiene algo de aleatorio.

Los méritos estudiantiles no son el único factor que cuenta en la decisión de una universidad. Las instituciones también se preocupan de que la población estudiantil sea lo suficientemente diversa o por tener buenos equipos deportivos, o por fortalecer ciertos programas académicos. Ni padres ni hijos deberían considerar el rechazo como un fracaso personal.

Qué hacer en caso de que su hijo no haya sido aceptado en ningún lado

¿Qué pasa si su hijo no ha entrado en ninguna de las universidades que ha solicitado? Puede ocurrir cuando el estudiante se postula a pocas universidades o muy selectivas, o si se deterioran las calificaciones en el último año de colegio. Esto exige volver a pensar la situación de su hijo, pero desde luego no es el fin del mundo.Su hijo todavía puede postular a aquellas universidades cuyos plazos no hayan acabado. Si las circunstancias cambian, como la puntuación de los tests o las calificaciones, puede volver a postularse a la misma universidad.

Pregunte con la oficina de admisiones de la universidad acerca de cómo volver a postularse y aliente a su hijo a buscar consejo de su asesor académico en el colegio. Las universidades cometen errores y un estudiante puede apelar la decisión si es rechazado, pero son raras las veces que se ganan estas apelaciones. Por último, su hijo podría considerar la opción de asistir a una universidad comunitaria y luego ser trasferido a la universidad de su elección.

¿En lista de espera?

Las universidades establecen una lista de espera de estudiantes para asegurar que las clases estarán llenas en el primer año, ya que tienen que asumir a que una parte de los estudiantes aceptados no se inscribirán. Este sistema beneficia a las universidades, pero es duro para padres y estudiantes. Si su hijo es notificada que está en lista de espera, aliéntela a que decida si realmente quiere ir a esa universidad antes de que decida permanecer en la lista. En caso de ser aceptada, sólo dispondrá de unos pocos días para decidir. También debería averiguar las condiciones que se imponen por estar en lista de espera: su hijo podría no tener prioridad para elegir residencia o perder ayudas financieras.

Cómo avanzar y salir de la lista de espera

A veces las universidades determinan una posición dentro de la lista de espera. Cuanto más arriba esté su hijo en la lista, mayores serán las oportunidades de ser aceptada. El estar en lista de espera significa que la universidad ha determinado que su hijo posee el suficiente nivel académico. Aliente a su hijo a escribir una carta en la que explique por qué quiere ir a esa universidad. Puede asegurar que se inscribirá en caso de ser aceptada, pero conviene hacer una promesa así sólo si está absolutamente segura de esa decisión. También puede pedir ayuda a un alumno y al asesor académico del colegio. Aliéntela a solicitar una segunda entrevista con los responsables de admisión.

Las universidades decidirán quién será admitido de las listas de espera una vez pasado el plazo del 1 de mayo para la decisión final. Por esta razón necesita haber aceptado la plaza en otra universidad, haber enviado los papeles y un depósito.En caso de que su hijo sea aceptada en la universidad en la que estaba en lista de espera, renunciará al depósito y tendrá que enviar otro a la nueva universidad.

¿Aceptado?

Los estudios demuestran que 9 de cada 10 estudiantes son aceptados en la universidad de primera o segunda opción, por lo que es probable que en breve su hijo vea cómo se amontonan los sobres llenos de papeles. Aliente a su hijo a tomar su tiempo en decidir a qué universidad quiere ir. No debería tomar ninguna decisión hasta no haber esperado todas las respuestas de cada una de las universidades a las que se postuló, y es probable que no se le exija tomar una decisión hasta el plazo del 1 de mayo.

Revisar los criterios de las universidades

Pida a su hijo que revise los criterios que empleó para seleccionar las universidades. Puede recurrir a nuestra College Search (Búsqueda de Universidad) para comparar las universidades y determinar qué tanto se ajustan a los requisitos de tamaño, distancia, actividades no académicas y otros factores. De ser posible, vuelva a visitar las universidades. Muchas instituciones disponen de "días para estudiantes admitidos" en los que sacan a relucir todas sus ventajas para convencer a los estudiantes de inscribirse con ellos. Aliente a pasear solo por el campus, visitar las clases, el comedor y otras partes para hacerse una idea de cómo será realmente la vida en esa universidad.

Comparar las ayudas financieras

Por último, tiene que pensar en la cuestión económica. Utilice nuestra Compare Your Aid Awards (Compare sus ayudas financieras) para decidir qué universidad se adecua mejor a sus necesidades financieras y las de su hijo. Ofrece comparaciones (en las que se incluye el porcentaje de beca y crédito para cada ayuda) y le permite calcular la parte que tendrá que contribuir su familia para cada universidad. La herramienta también ofrece una lista de otras opciones financieras.

Tomar la decisión final

Llegó el momento de la decisión. Disponer de demasiadas opciones es una molestia agradable, pero también puede resultar difícil para un adolescente tomar lo que quizás sea la primera decisión independiente de su vida adulta. Puede ayudarle recordándole que no existen las universidades perfectas. Las estadísticas demuestran que lo que haga durante la universidad importa más para su éxito a futuro que el nombre de la institución.

Si su hijo tiene dificultades para elegir, no proteja sus apuestas mandando depósitos a varias universidades. No es justo para los responsables de admisión y los estudiantes en lista de espera. Eso puede anular la aceptación. Algunas universidades comparten información y comprueban que no haya dobles depósitos.

Por último, la carta de aceptación será enviada por correo. Las demás universidades deberían recibir notas cortas de agradecimiento con el rechazo a su aceptación. Antes de que se quiera dar cuenta, se habrá disipado toda la agonía de postularse a la universidad y habrá comenzado la aventura del primer año universitario. Usted habrá ofrecido un apoyo importante en todo el proceso, asegurándose que, sea cual sea la universidad a la que irá su hijo, está en el camino correcto para tener éxito.