Jump to page content

Pagar La Universidad

Mas Herramientas

Fechas para la ayuda financiera

Llegar a tiempo es crucial para solicitar ayuda. Descubra qué hacer y cuándo con nuestro calendario para las ayudas financieras.

"Comprenda que 'pagar la factura' puede significar pagar varias facturas. Algunas universidades ponen las 'tres grandes' en la factura -- educación, alojamiento y gastos. Otras sólo cobran la educación en la factura. En cualquier caso, tendrá que seguir haciéndose cargo del alojamiento y gastos como libros".
Georgette DeVeres, VP Asociada de Admisiones y Ayuda Financiera, Claremont McKenna College

Elegir un paquete de ayuda financiera

Cómo tomar la gran decisión

Han llegado las cartas que usted y su hijo estaban esperando: las declaraciones de ayudas financieras otorgadas. Ahora tendrá que sentarse con su hijo para decidir qué ayuda le conviene más. Si bien puede resultar tentador exaltarse con las buenas noticias, para tomar la decisión conviene esperar a que lleguen las cartas de todas las demás universidades.

Recuerde las fechas límite

Es importante no perderse las fechas límite para la aceptación de las ayudas. Las ayudas son limitadas, por lo que si su hijo no las acepta a su debido tiempo, puede que sean otorgadas a otro estudiante. A pesar de ello necesitará tiempo para comprender cada una de las ayudas y determinar las opciones. Si se enfrenta a una decisión difícil, puede pedir a la oficina de ayudas que le amplíe el plazo de respuesta.

El primer paso

En primer lugar, asegúrese de que comprende las condiciones de cada carta para así poder comparar las ayudas. Cada una presentará la información en formatos diferentes: algunas explicarán todos los gastos universitarios, mientras otras sólo pondrán los gastos facturables o directos. Puede recurrir a nuestra herramienta para comparar las ayudas que está disponible en la sección dedicada a los estudiantes. Este recurso le puede ayudar a comprender el valor de cada paquete. El asesor académico del colegio también le puede asesorar.

¡Ya está listo!

Puede que el paquete de ayudas financieras de la universidad preferida por su hijo concuerde con todas sus necesidades y puede permitirse enviarle a esa institución. En ese caso, ¡enhorabuena! En caso de que su hijo haya recibido un préstamo estudiantil o usted esté valorando un préstamo a los padres, vaya a nuestro Centro de préstamos para obtener asesoría acerca de los préstamos.

¡No podemos pagarlo!

¿Y qué pasa si las ayudas otorgadas por la universidad de primera elección no son suficientes? Esto puede poner a los padres en una situación difícil, pero no significa que esa institución esté fuera del alcance de su hijo.

Póngase en contacto con la oficina de ayudas financieras de la universidad. Si las circunstancias financieras han cambiado o si cree que hay aspectos que han sido pasados por alto, explíquelo y aporte los documentos que lo demuestren.

Si no puede cubrir la diferencia entre lo otorgado y el costo de la universidad, pida asesoría a la oficina de ayudas. Si no pueden ofrecer más ayudas o incrementar el monto del préstamo subsidiado, seguramente le recomendarán que pida prestado más dinero. Un préstamo suplementario puede cubrir esa diferencia y posibilitar que su hijo vaya a la universidad que ha elegido.

La zona gris

Puede que tenga capacidad para pagar algunas pero no todas las universidades a las que se ha presentado su hijo y los paquetes ofrecidos por las universidades que él prefiere no sean los más atractivos.

Asumamos que ya contactó a las oficinas de ayudas y éstas han hecho todo lo que está en su mano. Ahora usted y su hijo tienen que tomar decisiones difíciles. ¿Mandará a su hijo a la universidad que se puede permitir sin problemas o toma un riesgo financiero para que pueda ingresar a la universidad que él prefiere?

La decisión debe tomarse en familia, pero los expertos universitarios recomiendan que si usted puede armar un plan de financiamiento adecuado, usted y su hijo deberían elegir aquel que mejor se adecue a sus objetivos personales, académicos y de carrera, aunque los costos de corto plazo sean más altos. Podría costarle más si su hijo abandona una universidad porque no está satisfecho y tiene que volver a empezar todo de nuevo.

Por otro lado, existen miles de universidades y ninguna de ellas es la institución perfecta para cada estudiante. A lo mejor su hijo puede encontrar una universidad que se ajuste a sus objetivos sin que afecte sus finanzas.

No está atrapado

Su hijo no tiene que aceptar el paquete de ayudas tal y como se le ofrece. Algunos estudiantes rechazan un préstamo estudiantil o un programa de trabajo-estudio, o aceptan un préstamo por una cantidad inferior. Recuerde que si rechazan una parte de las ayudas, tendrán que sacar el dinero de otro lado.

Firme en la línea de puntos

Una vez que ha tomado la decisión, tanto usted como su hijo deberían revisar con cuidado la carta y los documentos que la acompañan para asegurarse de que está presentando toda la información requerida. Su hijo tiene que firmar la carta y enviar todos los documentos antes de que se cumpla el plazo de entrega.

Rechace de forma educada

Su hijo tendrá que informar a las demás universidades que ha decidido rechazar las ofertas recibidas para que la ayuda pueda servir a otros estudiantes.

 

El cheque está en el correo

Pregunte cómo y cuándo se pagará la ayuda, cuánto se destinará directamente a la factura de la universidad y cuánto costará el primer pago para poder así planificar los meses que vienen.

Si su decisión final implica la necesidad de un préstamo adicional o de otras opciones de financiamiento, vaya hoy a nuestro Centro de préstamos.