Jump to page content

Pagar La Universidad

Mas Herramientas

Fechas para la ayuda financiera

Llegar a tiempo es crucial para solicitar ayuda. Descubra qué hacer y cuándo con nuestro calendario para las ayudas financieras.

"Comprenda que 'pagar la factura' puede significar pagar varias facturas. Algunas universidades ponen las 'tres grandes' en la factura -- educación, alojamiento y gastos. Otras sólo cobran la educación en la factura. En cualquier caso, tendrá que seguir haciéndose cargo del alojamiento y gastos como libros".
Georgette DeVeres, VP Asociada de Admisiones y Ayuda Financiera, Claremont McKenna College

Tratar con la oficina de ayudas financieras

¿Debería apelar las ayudas otorgadas?

Si su hijo está interesada por una universidad en particular y el monto o tipo de ayudas que le ha sido otorgado le dificulta (o imposibilita) esa elección, debería ponerse en contacto con la oficina de ayudas financieras.

Por teléfono o cara a cara

Para asuntos de rutina, como obtener la respuesta a una pregunta directa, una llamada telefónica es la forma más fácil de lograrlo. Después está la comunicación por correo electrónico o carta, pero seguramente tenga que esperar un rato hasta obtener respuesta. Revise la carta en la que se especifican las ayudas otorgadas y los documentos que la acompañan antes de contactar a la oficina financiera. Asegúrese que la respuesta a su pregunta no figura en algún lado del material.

Si su hijo enfrenta un problema serio, la visita es sin duda el mejor método para tratar el asunto con la oficina de ayudas. Llame y haga una cita. Después de que se han enviado las cartas de aceptación a los estudiantes, es natural que en la oficina estén muy ocupados.

Ofrecer información clara de respaldo

Debería estar dispuesto a respaldar su petición con una información financiera completa. Si cree que la universidad ha sobreestimado las capacidades financieras de su familia, o si las circunstancias monetarias han cambiado desde que rellenó la solicitud, un asesor de ayudas pedirá declaraciones de ingresos o reportes de gastos. Si su hijo necesita ayuda suplementaria porque otra universidad está ofreciéndole más dinero, muestre una copia de la carta enviada por la otra institución.

Negociar

¿En qué consiste negociar? En primer lugar, ese es un término que no usan los encargados de la oficina de ayudas. Para ellos, negociar es lo que hace un cliente para conseguir el mejor trato en un auto usado. Para un asesor de ayudas, existe una clara diferencia entre el dinero que han otorgado a su hijo y el precio escrito en el parabrisas de un auto.

Apelar las ayudas financieras

Los encargados de la oficina de ayuda llamán apelación a una petición de incrementar el dinero otorgado. Si tiene una buena razón para hacerlo, no tienen problemas en caso de que usted o su hijo le pidan revisar su expediente. Generalmente lo toman como que su hijo tiene mucho interés por la universidad y quiere permitirse pagarla. ¿Cuáles serían buenas razones para solicitar una apelación?

Razones financieras

Una de las razones más recurrentes es que su familia no puede pagar la cantidad de dinero solicitada. En ese caso, usted o su hijo deberían presentar información acerca de las circunstancias financieras de su familia. Puede que pida a la oficina que revise de nuevo la solicitud de su hijo o se decante por presentar información nueva. El éxito de la apelación dependerá de si la oficina decide incrementar el monto de ayuda y además tiene capacidad monetaria para hacerlo.

Razones competitivas

Usted o su hijo pueden también apelar porque la universidad de primera elección le ha otorgado menos ayudas que otras instituciones. Puesto que cada universidad gestiona su programa de ayudas a su manera, esto puede ser bastante común. Su hijo debería enseñar a la universidad de primera elección una copia de las cartas recibidas por otros establecimientos y pedirle que mejore la ayuda otorgada.

Su éxito depende de la política de la universidad con respecto a las apelaciones competitivas. La mayoría de las universidades han eleborado con sumo cuidado la combinación de ayudas para su hijo (y se han gastado todo su dinero) por lo que no responderán a una apelación por razones competitivas. Pero hay algunas que no quieren perder a un estudiante seleccionado por razones financieras y se plantearán incrementar la ayuda. La respuesta de una universidad a la petición de su hijo puede variar dependiendo del lugar en el que se ha clasificado su hijo a la hora de ser admitido.

¿Vale la pena apelar?

Sí, porque su hijo puede recibir más dinero y no existe casi ninguna probabilidad de que le den menos. No obstante, preparar una apelación toma tiempo y luego hay que esperar la respuesta de la univiersidad. Usted o su hijo no deberían apelar porque lo leyeron como recomendación en una revista o porque le salió bien a un vecino. Hágalo sólo si es capaz de explicar y comprobar su necesidad de obtener más dinero.

Incluso si la apelación no ha sido favorable, manténgase en contacto con la oficina de ayudas. Una de las misiones de esa oficina es ayudar a las familias a encontrar formas de que puedan pagar la universidad. Por ejemplo, si usted o su hijo deciden pedir prestado más dinero del que les ha sido otorgado en calidad de préstamo, hable primero con la oficina de ayudas. Puede que le consigan un préstamo con condiciones más favorables.