Jump to page content

Pagar La Universidad

Mas Herramientas

Fechas para la ayuda financiera

Llegar a tiempo es crucial para solicitar ayuda. Descubra qué hacer y cuándo con nuestro calendario para las ayudas financieras.

"Comprenda que 'pagar la factura' puede significar pagar varias facturas. Algunas universidades ponen las 'tres grandes' en la factura -- educación, alojamiento y gastos. Otras sólo cobran la educación en la factura. En cualquier caso, tendrá que seguir haciéndose cargo del alojamiento y gastos como libros".
Georgette DeVeres, VP Asociada de Admisiones y Ayuda Financiera, Claremont McKenna College

Planificación a corto plazo para necesidades de ayudas financieras

Benjamin Franklin dijo una vez: "No gaste ni tiempo ni dinero, pero haga el mejor uso de ambos." Es un gran consejo para aquellos involucrados en la planificación financiera para la universidad, especialmente conforme se acerca la entrada a la universidad. Cuando queda poco tiempo, los padres que prevean que van a necesitar una cantidad significativa de ayudas financieras deberían programar con cuidado sus retiros de los planes de inversión.

El calendario de ahorro para la universidad

Muy pronto en su calendario de ahorros, cuando la universidad aún se ve lejos, tiene sentido tomar una estrategia de inversión razonablemente agresiva—y de hecho puede ser necesaria para que se corresponda con los crecientes costos de la educación, que aumentan a un ritmo dos veces superior al de la inflación. En los primeros años, el enfoque debe de ser crecimiento. Unos seis años antes de que el estudiante solicite la entrada a la universidad, consulte con un asesor en planificación financiera para determinar los mejores vehículos de inversión para sus ahorros para la universidad.

Por otro lado, muchos padres invierten de forma demasiado conservadora justo antes de que el estudiante entre a la universidad. Trate de fijar sus objetivos para que correspondan con un resultado y un calendario realista. Unos dos años antes de que el estudiante solicite el ingreso a la universidad, busque asesoría de un experto en planificación financiera acerca de cómo posicionar sus activos para que sean analizados por los programas de ayudas financieras.

Conforme se acerca la entrada a la universidad, planifique la conversión gradual de sus inversiones en efectivo, calculando los retiros para que correspondan con los gastos. Trate de no obtener ganancias de capital en el año fiscal anterior al año en el que se necesitan las ayudas financieras, debido a que estas cuentan a la vez como ingresos y como activos. Si es posible, obtenga cualquier ganancia de capital en el año anterior al que se basará el cálculo de las ayudas financieras.

¿El tiempo apremia? Apunte por lo bajo

Otra estrategia clave cuando el tiempo es importante es minimizar el aumento de sus ingresos, debido a que los ingresos son un factor de gran peso en el cálculo de necesidades. Hasta un 47 por ciento de los ingresos de los padres se toma en cuenta para pagar los costos de la universidad (frente a sólo el 5,65 por ciento de los activos de los padres).

Cualquier táctica que utilice, mantenga una sana distancia de su fondo de retiro. Ahorrar para la universidad no debería amenazar su plan de retiro. El estudiante puede acceder a muchos recursos para pagar la universidad, pero en lo que se refiere a retiro, usted está solo. Y además una gran cantidad de dinero en sus fondos de retiro no afectará el otorgamiento de ayudas a su hijo, puesto que las fórmulas de ayuda financiera no toman en cuenta sus ahorros de 401(k) e IRA.

Estudie todas las opciones

Incluso si sus ingresos son mayores que el promedio, no descarte las ayudas financieras. Puede que aún así pueda solicitar ciertas ayudas. Además de préstamos, que representan la mayor parte de la ayuda disponible, existen muchas donaciones, becas, y programas de estudio y trabajo.

Estudie todos los ángulos a la hora de emprender una estrategia de ahorro para la universidad. Su elección entre las opciones de inversión y cuentas, donaciones a los hijos y devolución de gastos educativos podría afectar de forma radical su situación financiera. Antes de tomar cualquier decisión financiera importante, siempre es sabio buscar asesoría profesional.

Lo más importante, no se demore en la planificación de los gastos para la universidad. Cualquier experto de Wall Street sabe que los beneficios del tiempo y la acumulación son superiores por mucho a tener suerte en el mercado.