Jump to page content

Pagar La Universidad

Mas Herramientas

Fechas para la ayuda financiera

Llegar a tiempo es crucial para solicitar ayuda. Descubra qué hacer y cuándo con nuestro calendario para las ayudas financieras.

"Comprenda que 'pagar la factura' puede significar pagar varias facturas. Algunas universidades ponen las 'tres grandes' en la factura -- educación, alojamiento y gastos. Otras sólo cobran la educación en la factura. En cualquier caso, tendrá que seguir haciéndose cargo del alojamiento y gastos como libros".
Georgette DeVeres, VP Asociada de Admisiones y Ayuda Financiera, Claremont McKenna College

¿Son suficientes cuatro años de financiamiento?

Una graduación retrasada podría multiplicar el costo de un título

Cuando muchos padres se preparan para financiar la educación universitaria de su hijo, basan sus planes esperando que se gradúe en cuatro años. Pero muchas veces toma más tiempo graduarse.

El Centro Nacional de Estadísticas Educativas del Departamento de Educación de los EE.UU. ha seguido el progreso de los estudiantes primeros en sus familias en ir a la universidad, matriculados a tiempo completo en un programa de licenciatura (B.A.) o equivalente de una universidad de cuatro años durante el año escolar 2000-2001. Sus investigaciones hallaron que sólo el 36 por ciento de los estudiantes se gradúa de la universidad dentro de los cuatro años. Y sólo el 57.5 por ciento de los subgraduados que comenzaron ese año había logrado sacar un título o certificado seis años después, para el 2007.

¿Tiempo suplementario? ¡Oh no!

El tiempo suplementario en la universidad cambia mucho el panorama financiero. Significa a un aumento considerable en el costo de la educación universitaria. Un quinto año puede incrementar el costo total en un 25 por ciento.

¿Por qué más de cuatro años?

Varias razones explican el retraso:

  • Los estudiantes toman tiempo de los estudios para trabajar y ayudar a financiar su educación. Dependiendo de la determinación de cada estudiante, el tiempo verdadero que pasan en la universidad puede aun sumar un total de cuatro años, pero repartidos en cinco o más años que incluyen el tiempo que pasan trabajando fuera de los estudios. El estudiante puede tomar uno o dos cursos de menos por semestre para equilibrar la universidad y el trabajo.
  • Aunque un estudiante que trabaja y estudia puede tomar algunos cursos de menos, las familias deben sopesar el costo de ese tiempo adicional en la universidad contra la cantidad de dinero que ese estudiante puede ganar trabajando para ayudar a pagar su educación (además de los beneficios potenciales de la experiencia de trabajo.) Algunos estudiantes sí logran trabajar y seguir un programa de cursos a tiempo completo.
  • Otra razón para demorar en graduarse es que muchos estudiantes se cambian de universidad. De acuerdo al Departamento de Educación de los EE.UU., casi el 60 por ciento de los subgraduados asiste a más de una universidad. Si bien puede haber muchas razones válidas para transferirse, siempre se debe planear cautelosamente y por anticipado. Por ejemplo, los estudiantes de colegios universitarios de dos años o “community colleges” deben consultar con un consejero académico para cerciorarse que los créditos que reciben puedan aplicarse luego hacia una licenciatura o B.A. si deciden transferirse a una universidad de cuatro años.
  • Es normal que los adolescentes a menudo no sepan lo que quieren hacer por el resto de sus vidas. El Centro Nacional de Investigaciones para Admisión Universitaria calcula que más de la mitad de los estudiantes se cambian de concentración de estudios o “major” por lo menos una vez. Aunque la universidad debe constituir una época de exploración, el cambiar de estudios ya en tercer o cuarto año, o cambiarse varias veces, puede hacer que los estudiantes se atrasen
  • Otros factores incluyen la necesidad de tomar clases de recuperación para proteger la calificación promedio de puntos (GPA). Si las habilidades del estudiante y su educación no están completamente adecuadas al trabajo de nivel universitario, ella o él puede asistir a clases de recuperación. Esto se agrega a la carga de trabajo y podría extender el tiempo de graduación. Lo que es más, para mantener un GPA alto, un estudiante puede tomar una carga de trabajo más ligera para para destinar más tiempo a las clases y obtener mejores calificaciones.
  • Existe también la posibilidad de quedarse fuera de cursos muy populares o de cursos de requisito.  El cupo es por antigüedad, así que los estudiantes de tercero y cuarto años tienen preferencia, y los de primero y segundo se arriesgan a quedarse fuera. Algunos cursos tienen prerrequisitos que deben completarse antes de poder tomar cursos más avanzados en esa materia. Lo mejor es matricularse en los cursos lo antes posible, para asegurar un puesto en las clases deseadas. Un estudiante que no entra en un curso de requisito deberá apuntarse en la lista de espera de la clase o hallar otra clase que llene el requisito.

¿Qué pueden hacer los padres?

Los padres deberían evaluar con toda honestidad la probabilidad de que su hijo se gradúe en cuatro años. ¿Es buen estudiante, trabaja duro en la escuela y se toma en serio la educación? ¿Con qué claridad ha definido sus objetivos?

Los padres deberían determinar el número de créditos que necesita tomar cada semestre el estudiante para graduarse en cuatro años y asegurarse de que el estudiante se enfrenta a esa carga de trabajo. De no ser así, los padres deben determinar porqué y ajustar su plan financiero.

Si un estudiante está atrasado, unas cuantas clases de verano pueden remediar el problema, aunque el costo de residencia en una institución en verano puede ser caro. Una opción es que el estudiante viva en casa durante el verano y tome clases en una universidad cercana. No obstante, los estudiantes deberían consultar con un asesor en su institución para determinar qué clases y cuántos créditos académicos serán transferidos.

La planificación y la supervisión de los progresos del estudiante son los mejores recursos de los que disponen los padres para asegurarse que los estudios van bien. Puede que el tiempo suplementario vuelva más emocionante un partido de basketbol, pero es lo último que los padres quieren ver para la educación universitaria de su hijo.