Jump to page content

Planificar Para La Universidad

Mas Herramientas

Preparación para el colegio

Buenos hábitos de estudio y trabajo ayudarán a su hijo a tener éxito en los tests de admisión y la universidad. Lea sobre habilidades para hacer la tarea.

"Ser capaz de equilibrar una amplia selección de clase y actividades no académicas significa que un estudiante es disciplinado y tiene responsabilidad".
Bill Conley, Encargado de Admisiones, Case Western Reserve University.

Elegir las asignaturas optativas adecuadas

Cultivar los intereses, fortalezas y habilidades especiales

Su hijo está en primer año de preparatoria y logra buenas calificaciones en todas las clases obligatorias, por lo que se supone que no debería tener problemas a la hora de escoger las optativas. Pues no necesariamente es así. Las exigencias mínimas de muchos colegios no son lo suficientemente rigurosas para lo que requieren muchas universidades, por lo que tiene que asegurarse que su hijo elige clases en el colegio que le garanticen cumplir con los estándares de la universidad.

Aunque parezca aún muy pronto, en el primer año de preparatoria es conveniente entrevistarse con el asesor académico para empezar a planificar las clases de preparación a la universidad. "Se tiene que diseñar su programa de estudio antes de iniciar la preparatoria para asegurarse de que se dispondrá del tiempo suficiente para completar todas las clases requeridas por la universidad", dice Iris Schrey, una asesora académica en William Jones College Prep en Chicago, un establecimiento en el que el 100 por ciento de los estudiantes graduados van a la universidad.

Las exigencias de la universidad

Las universidades especializadas pueden tener exigencias específicas y algunas estarán dispuestas a aceptar a estudiantes que no hayan cursado todas las asignaturas tradicionales pero que se han esforzado al máximo en sus propias habilidades. Tanto usted como su hijo pueden recurrir a las herramientas para el estudiante de College Board, como la College Search (Búsqueda de Universidad), o el College Handbook (Manual de Universidades de College Board) para encontrar universidades específicas. No obstante, por regla general los estudiantes deben tener un temario de asignaturas completo y que incite al esfuerzo.

Buscar el equilibrio

Con cuatro o cinco asignaturas por semestre no queda mucho sitio para más actividades. A pesar de ello, los estudiantes debería además tratar de tomar otros temas que inciten su interés. "Los estudiantes necesitan seleccionar cada año cursos que les plantearán retos y les mantendrán sanos", dice Marybeth Kravets, una asesora universitaria que trabaja en Deerfield High School en Deerfield, en el estado de Illinois, y que fue presidenta de la Asociación Nacional de Asesoría para Admisiones en la Universidad.

"Lo primero y en lo que más se fijan las universidades es en las asignaturas cursadas, pero también les gusta analizar qué tan amplia y profunda ha sido la experiencia durante los útlimos años de colegio", dice Kravets. Las asignaturas optativas que van más allá de las básicas, como bellas artes, música, periodismo, programación informática o negocios pueden complementar otros cursos más tradicionales y crear una experiencia educativa más rica, comenta Kravets. De hecho, se sabe que los estudiantes que toman clases de arte o actuación suelen tener mejor puntuación en la escuela y en los tests.

Schrey aconseja a los estudiantes que elijan las asignaturas optativas en función de sus pasiones. Algunas escuela ofrecen clases optativas en periodismo que correponden con actividades no académicas y aligeran la carga de compromisos del estudiantes para después de la escuela. Una clase divertida puede romper el tedio de muchas asignaturas difíciles y ayuda a los estudiantes a no agotarse.

Más allá de lo que ofrece el colegio

Si el colegio de su hijo no ofrece las clases que él busca, a lo mejor otros colegios o universidades de la misma comunidad sí los ofrece. "Tomar clases de economía, filosofía o administración en una universidad local permite a los estudiantes darse de cuenta de cómo será la universidad", dice Schrey.

Las clases pueden también estar disponibles a través de Internet o mediante cursos por correspondencia, pero primero los padres deberán asegurarse de que cualquier asignatura a la que se inscriba su hijo no sólo trata del tema deseado, sino que además ofrezca enseñanza de alta calidad. Kravets señala que el papel de los padres también puede ser asegurarse de que los colegios ofrecen asignaturas optativas de calidad. "Por desgracia, cuando se tiene que recortar el presupuesto, las optativas son las primeras en ser recortadas", dice Kravets.

Intereses y habilidades

Algunos expertos aconsejan a los estudiantes que a la hora de escoger las optativas no sólo se planteen sus intereses, sino también que se enfoquen en sus habilidades. Un estudiante que es excelente en idiomas puede lograr que se dispare su puntuación promedio si se inscribe en un cuarto año de francés. Los asesores también advierten a los estudiantes de que no acumulen clases fáciles en su último año de colegio, porque las universidades se fijarán en en la capacidad del estudiante por mantenerse en un curso durante cuatro años.

Todos los expertos coinciden en que la preparación para la universidad requiere mucho trabajo y dedicación. Las asignaturas optativas permiten a su hijo demostrar su facilidad para ciertas vertientes y desarrollar intereses y habilidades. Colaborando con el asesor académico, usted puede ayudar a que su hijo se prepare para la universidad mediante el establecimiento de una selección de clases optativas que mantendrán vivo su interés por el conocimiento y diversificarán su aprendizaje.

Fuentes: The College Guide for Parents, Charles J. Shields, c. 1994 College Board Preparing Your Child For College, A Resource Book for Parents, 1996-97 Edition, Department of Education