Jump to page content

Planificar Para La Universidad

Mas Herramientas

Preparación para el colegio

Buenos hábitos de estudio y trabajo ayudarán a su hijo a tener éxito en los tests de admisión y la universidad. Lea sobre habilidades para hacer la tarea.

"Ser capaz de equilibrar una amplia selección de clase y actividades no académicas significa que un estudiante es disciplinado y tiene responsabilidad".
Bill Conley, Encargado de Admisiones, Case Western Reserve University.

Cursos de verano

Diversificar la experiencia del colegio

Los estudiantes que quieren mejorar en sus habilidades y profundizar en sus estudios disponen de muchas opciones para hacerlo durante las vacaciones de verano e incluso durante el año escolar. Los estudiantes pueden atender clases en la universidad o en otra institución en programas en los que se compite para ser admitido.

Si su hijo está interesado en participar en ellos, existen muchas oportunidades disponibles para aquellos estudiantes que están dispuestos a investigar la oferta.

Una amplia gama de programas y beneficios

Actualmente existen cursos de verano para casi cada tipo de estudiante, tanto si quiere estudiar programas académicos o trabajar en el desarrollo de habilidades, como el tocar un instrumento o practicar un deporte.

Desarrollar los intereses

Su hijo puede recurrir a un curso de verano para desarrollar un talento particular o profundizar su interés en arte, humanidades o ciencia. A modo de ejemplo, California State Summer School for the Arts que está situada en el campus del California Institute for the Arts (CalArts) en Valencia, tiene programas cine y video, redacción creativa, artes visuales, animación, danza, música y teatro.

Michigan Tech Summer Youth Program permite a los estudiantes "exploren" durante una semana desde ingeniería hasta matemáticas, sin olvidar ciencia y tecnología, ecología, aventura al exterior y una amplia gama de ciencias sociales y humanidades.

Para estar más cerca de casa, su hijo debería informarse acerca de los centros de actuación locales, así como los museos de ciencia y parques. Muchos de ellos tienen programas de verano en los que el adolescente puede tener experiencias de primera mano, desde la construcción de escenarios teatrales hasta educación medioambiental.

Acumular experiencia fuera del salón de clases

Muchas veces los cursos de verano implican más aprendizaje práctico de lo que los estudiantes suelen sacar en las clases normales. Muchos cursos incluyen práctica de deporte, viajes y actividades sociales. El desarrollo personal y aptitudes de liderazgo suelen ser temas centrales de muchos de ellos.

Por ejemplo, los estudiantes de University of Wyoming Summer High School Institute toman un seminario sobre crecimiento personal además de clases académicas.

Mejorar el expediente escolar

Asistir a un curso de verano difícil puede incrementar las posibilidades de su hijo de ser admitido en la universidad. De hecho, algunos cursos de verano son igual de competitivos que muchas universidades y para ser admitido en ellos requieren que se rellenen solicitudes muy completas y se presente la puntuación del SAT® o PSAT/NMSQT®, además de recomendaciones de profesores y un ensayo personal.

Mientras asistir a una de las mejores escuelas de verano, como el Secondary School Program (SSP) de Harvard no garantiza que su hijo tenga la entrada asegurada en una de las mejores universidades del país, sí permite dotar de brillo la solicitud de entrada a la universidad. Pero sea consciente de que un trabajo de primera línea que exige al estudiante responsabilidad y liderazgo puede ser igual de bien visto en su búsqueda por ser acecptado en la universidad.

Probar lo que se trabaja en la universidad

Si su hijo se muere por saber más acerca de un tema concreto y las clases de colegio no le satisfacen su curiosidad, las clases de nivel universitario pueden ser la solución al problema. O también es una opción excelente para todo aquel que quiera explorar una institución en particular o simplemente probar el nivel que se le exigirá en la universidad. Con estos cursos adquirirá mucha más comprensión de lo que se requiere en la universidad.

La mayoría de las universidades aceptan a cualquiera que se muestre interesado por aprender en sus clases universitarias. Por supuesto, la universidad da prioridad a los estudiantes de tiempo clompleto, pero es frecuente que haya espacio para su hijo si demuestra tener la suficiente motivación. Para ello debería llamar a las universidades que le interesan, preguntar si disponen de clases de verano y pedir un catálogo.

En caso de que su hijo se interese, también puede inscribirse en clases universitarias durante el año académico normal. Pero antes de hacerlo debería consultarlo con su asesor académico para asegurarse que el trabajo suplementario no interferirá con sus tareas escolares. Una buena calificación en una clase universitaria no ayudará a su hijo si empiezan a caer los demás resultados en las asignaturas del colegio.

El costo

Los cursos de verano en escuelas privadas pueden ser caros pero la buena noticia es que las Governors' Schools y otros programas similares patrocinados por las autoridades educativas estatales y federales suelen ser mucho menos onerosos. Incluso algunos cursos son gratis y la mayoría ofrece ayudas financieras según la necesidad.

Los estudiantes de familias de escasos ingresos o cuyo hijo será el primero de la familia en ir a la universidad pueden aspirar al Upward Bound TRIO program que consiste en pasar parte del verano en una universidad para disponer de un primer vistazo de cómo se vive en el campus además de permitir empezar a desarrollar habilidades y conocer a otros estudiantes de la región.

Las escuelas de verano privadas, como el programa que ofrece Harvard también ofrecen algunas ayudas financieras, aunque limitadas. Así, ni usted ni su hijo deberían renunciar a aspirar a ellas basándose únicamente en su alto costo.

Consejos para los cursos de verano

A la hora de buscar un programa de cursos de verano, hay varios aspectos importantes que tomar en cuenta:

  • ¿Qué tanto tiempo del verano se quiere comprometer en clase? Hay programas que van desde cinco días hasta ocho semanas.
  • ¿Qué es lo que se quiere aprender en los cursos de verano? ¿Mejorar los conocimientos académicos? ¿Actuar en una obra de teatro? ¿Enseñar a niños pequeños? ¿Aprender cómo se gestiona una campaña política? ¿Mejorar el aprendizaje de un idioma? ¿Trabajar con ingenieros en informática?
  • ¿Dónde quiere vivir su hijo? ¿Tiene interés por participar en un programa de cursos en el que residirá con otros estudiantes o sólo está interesado en ir a clase durante el día?
  • ¿Se pueden conseguir créditos académicos por los cursos de verano? Los créditos dependen de la escuela así como de lo que estudie su hijo.
  • ¿Cuánto quiero gastar en cursos de verano? Si la respuesta es "nada", conviene plantearse si existen programas gratuitos disponibles en su estado o distrito escolar.

A fin de cuentas

En el proceso de evaluación de si los cursos de verano convienen o no a su hijo, lo que realmente hay que plantearse es qué es lo que aspira a aprender y qué tipo de programa de clases se adpata mejor a sus necesidades. Para más consejos e información acerca de programas específicos, el estudiante debería consultar con su asesor académico.