Jump to page content

Planificar Para La Universidad

Mas Herramientas

Preparación para el colegio

Buenos hábitos de estudio y trabajo ayudarán a su hijo a tener éxito en los tests de admisión y la universidad. Lea sobre habilidades para hacer la tarea.

"Ser capaz de equilibrar una amplia selección de clase y actividades no académicas significa que un estudiante es disciplinado y tiene responsabilidad".
Bill Conley, Encargado de Admisiones, Case Western Reserve University.

¿Conviene la universidad a su hijo?

Cómo sopesar las ventajas e inconvenientes

Para algunos padres, mandar a un hijo a la universidad puede sonar a imposible o incluso una mala idea. La universidad es cara. El proceso para ser admitido parece extenuante. ¿Realmente vale la pena, más aún si su hijo no sabe lo que quiere?

Una educación universitaria mejora el poder adquisitivo

La respuesta categórica es sí. Los estudios realizados demuestran que las personas con título universitario disponen de más opciones de trabajo y ganan más dinero. 

La universidad enseña habilidades intelectuales esenciales

Hoy en día muchos trabajos ya no dependen de la capacidad muscular, sino de la cerebral. De hecho el gobierno prevé que 18.7 millones de los 18.9 millones de trabajos que se crearán en está década serán en el sector de servicios, no en el industrial.

Hoy 9 de cada 10 personas se cambian al menos dos veces de trabajo en una carrera, y muchas veces acaban en campos totalmente nuevos para ellos. La tecnología avanza tan rápido que es difícil predecir qué tipo de oportunidades estarán disponibles para su hijo. Pero una educación universitaria le proporcionará la capacidad de razonamiento crítico para tener éxito en un mundo siempre cambiante

Las universidades ofrecen oportunidades a casi cada uno

Esto tampoco significa que la universidad sea adecuada para su hijo. Al final, sólo él o ella será quien decida. Pero usted puede ayudarle a entender las opciones de las que dispone. Estas son algunas de las ideas erróneas que los padres pueden tener acerca de la universidad.

La universidad es demasiado cara.

Muchas personas creen esta falsedad. Si bien es verdad que los costos para la universidad están aumentando, un estudio determinó que las personas suelen pensar que la universidad pública cuesta de dos a tres veces más de lo que en realidad es. Pero además no sólo las universidades son menos caras de lo que la mayoría cree, hay existe ayuda financiera disponible—más de $168.000 millones. Aproximadamente dos tercios de los estudiantes universitarios de tiempo completo reciben ayuda económica en 2007-08, y puesto que la mayoría de la ayuda financiera se basa en las necesidades específicas, cuánta más ayuda usted necesite, más probable es que la consiga. Hay que mirar más allá del "precio en la etiqueta" que publican las universidades en sus folletos y buscar opciones para determinar lo que realmente se pagará. Puesto que es probable que su hijo gane más con un título universitario, puede considerar este dinero una inversión en su futuro.

Yo no fui a la universidad, por lo que no puedo enviar a mi hijo.

La universidad puede dar a su hijo las oportunidades que usted no tuvo y no hace falta ser un experto para ayudarle a llegar allí. Un asesor en el colegio de su hijo le ayudará a elegir y postularse a las universidades que le convienen. Pregunte al asesor acerca de ferias universitarias, en las que los establecimientos se presentan a los estudiantes, además de escribir a las universidades para solicitar información. También debería planificar la visita a algunas escuelas.

La universidad no sirve de nada si mi hijo no tiene un plan de carrera.

Muchos estudiantes no tienen idea de lo que quieren estudiar cuando se inscriben a la universidad. La mayoría de las universidades de cuatro años exigen un amplio plan de estudios que incluya inglés, humanidades, ciencias, y matemáticas que permitan profundizar los conocimientos de su hijo y ayudarle a decidir qué quiere estudiar. Un asesor en el colegio puede ayudar a su hijo a establecer estrategias para enfocarse las áreas de interés.

Mi hijo obtuvo malos resultados en el colegio, por lo que no llegará a la universidad.

Las oportunidades de educación superior existen para casi cada uno. Las universidades de cuatro años ofrecen licenciaturas tanto en arte como en ciencias. Las universidades técnicas, y comunitarias ofrecen programas de dos años e incluso más cortos. Algunas tienen criterios de admisión abiertos, lo que quiere decir que basta un diploma del colegio para inscribirse. Algunas se centran en formar en campos específicos, como técnico informático, y otras ofrecen programas académicos más genéricos. Existen miles de escuelas y programas de estudio para escoger. Muchas universidades disponen además de programas que pueden ayudar a su hijo a desarrollar hábitos de estudio y mejorar sus habilidades.

Mi hijo no se adecuará a la universidad.

Con tantos estudiantes de colegio que deciden proseguir su educación, las universidades están llenas de personas con orígenes extremadamente diferentes. Las universidades suelen disponer además de redes de apoyo y asociaciones como el club africano-americano o el grupo de estudio de coreanos, que puede ayudar su hijo a encontrar personas con necesidades e intereses similares. Parte de la educación de su hijo será interactuar con personas de varias culturas, lo que le permitirá estar mejor preparado para el mundo después de la universidad.

Esperar un poco también está bien

Pero a pesar de todo su aliento, es posible que su hijo no esté aún preparado para empezar la universidad. Quizás argumente que necesita un descanso de tantos años de colegio. Muchos padres se inquietan con la idea de tomarse un tiempo libre entre el final del colegio y el principio de la universidad, ya que temen que su hijo ya no obtendrá el título que luego le será tan necesario para su éxito. De hecho es lo contrario: los expertos aseguran que la mayoría de los adolescentes que toman un año sabático antes de ir a la universidad suelen ser mejores y estar más motivados que el resto de los estudiantes.

Si su hijo dice que necesita un descanso, es bueno plantearse juntos a qué podría destinar ese tiempo, ya sea obteniendo experiencia profesional, efectuando labores de voluntariado o viajando. Las universidades pedirán luego que se les explique a qué se dedicó ese tiempo. Un año lleno de experiencias enriquecedoras puede ayudar al estudiante a entrar en una universidad aunque tenga un expediente escolar deficiente. Otra opción es pasar primero todo el proceso de selección en la universidad y una vez aceptado retrasar un año la entrada a clase. La mayoría de las universidades permiten esta opción.

A fin de cuentas

Una educación universitaria puede significar para su hijo ganar más dinero, disponer de más oportunidades de trabajo, y más conocimientos. Si bien usted no puede decidir por él para ir o no a la universidad, sí puede hacerle entender las oportunidades y descubrir el plan educativo que es adecuado para él.