Jump to page content

Planificar Para La Universidad

Mas Herramientas

Preparación para el colegio

Buenos hábitos de estudio y trabajo ayudarán a su hijo a tener éxito en los tests de admisión y la universidad. Lea sobre habilidades para hacer la tarea.

"Ser capaz de equilibrar una amplia selección de clase y actividades no académicas significa que un estudiante es disciplinado y tiene responsabilidad".
Bill Conley, Encargado de Admisiones, Case Western Reserve University.

No se asuste con los altos costos

Usted puede pagar la universidad

La historia se lee en todos los lados: los gastos para la universidad están aumentando. Para el año académico 2003-2004, los gastos de enseñanza en las universidades públicas crecieron 14.1 por ciento. Esta noticia hace que muchos padres se echen las manos a la cabeza. Pero a pesar de estas cifras terroríficas, la educación universitaria está más al alcance de lo que muchos creen.

Mire más allá de los titulares

Si bien el aumento porcentual de los costos en las universidades públicas parece alto, en realidad se traduce en una cantidad promedio de sólo $579. El costo de enseñanza en una universidad pública de cuatro años es de sólo $4,694. De hecho, el 29 por ciento de los estudiantes que van a una univeridad de cuatro años pagan menos de $4,000.

Encuentre el costo "real"

Los que se asustan con los costos tienden a olvidarse de un hecho importante: la mayoría de las familias no paga el costo total, o el "precio de la etiqueta" de la universidad. Más del 60 por ciento de los estudiantes de tiempo completo en universidades públicas de cuatro años reciben algún tipo de ayuda financiera. Más de tres cuartas partes de los estudiantes en universidades privadas también reciben ayuda.

Existe ayuda

En 2002-2003 las ayudas a los estudiantes alcanzaron el nivel récord de más de $105.000 millones, un aumento ajustado a inflación del 12 por ciento con respecto al año anterior. En la década pasada la ayuda total aumentó en un 203 por ciento en precios constantes.

La ayuda para el pago de la universidad puede venir de muchas maneras. Los préstamos conforman la mayoría de las ayudas a los estudiantes, y existe una gran variedad de créditos de bajo interés disponibles para padres y estudiantes. Las universidades y las autoridades locales y federales también otorgan ayudas que no necesitan ser devueltas basándose en los méritos académicos y las necesidades financieras del estudiante. También están disponibles becas, programas de trabajo y exenciones fiscales.

Hágase cargo de los costos

Las familias pueden reducir los costos universitarios de muchas formas, comenta Tally Hart, directora de Ayudas Financieras al Estudiante en la Universidad del Estado de Ohio. Una de las maneras es que las familias se aseguren de que el estudiante pueda graduarse en cuatro años. En ese sentido, Hart comenta que si bien en la Universidad de Ohio el crédito de 12 horas académicas se considera "tiempo completo", los estudiantes necesitan 15 o 16 horas al semestre para graduarse en cuatro años. Los tests que permiten a unos estudiantes demostrar ciertos requerimientos, como Advanced Placement y CLEP®, pueden rebajar la carga de trabajo. Otra opción es hacer trabajo universitario durante los veranos, siempre y cuando se transfieran los créditos obtenidos.

Los estudiantes también pueden ayudar trabajando unas horas a la semana en el campus en un área que coincida con los objetivos académicos del estudiante. Se ha demostrado que los estudiantes que efectúan un trabajo a tiempo parcial además de estudiar suelen obtener mejor resultados académicos que los que no lo hacen. Por otro lado, aquellos que cobinan estudios a tiempo completo con un trabajo a tiempo completo suelen experimentar dificultades. "Trabajar en el campus crea conexiones con la universidad y puede ayudar al estudiante a obtener experiencia para estudios de posgrado o trabajo profesional", dice Hart.

Determine lo que tiene que pagar

Si bien las universidades y los organismos federales y estatales ayudan a pagar la educación de un estudiante, el peso principal recae en las familias. La porción que usted tiene que pagar se llama Contribución Familiar Esperada, o EFC por sus siglas en inglés. El cálculo de su parte ayudará a determinar cuánto necesitará de otras fuentes como los créditos. Si bien la EFC es sólo un estimado –algunas universidades le exigirán pagar más o menos—se trata de un buen punto de referencia.

Existen dos métodos para calcular la EFC. Uno es la Metodología Federal, que se utiliza para determinar si se es candidato para los programas federales de ayuda financiera. Algunos establecimientos se basan únicamente en la Metodología Federal. Otros prefieren utilizar la Metodología Institucional para determinar si puede recibir ayuda financiera que no sea federal, como becas privadas. La mayoría de las universidades tratan además de colaborar con la situación financiera por la que atraviesa la familia.

Su contribución está basada en el ingreso total durante el año natural anterior al que su hija o hijo entrará a la universidad. No todo el ingreso cuenta para el cálculo, ya que la mayoría se utiliza para gastos de consumo básico. Los activos también se toman en cuenta.

Los cálculos de la EFC: detrás del escenario

Estas son las contribuciones estimadas para tres familias según el libro Meeting College Costs editado por College Board. Cualquier ingreso o activo que posea el estudiante también será tomado en cuenta en el cálculo de la Contribución Familiar Esperada.

Sarah Smith

Sarah Smith vive en una familia de madre soltera. El ingreso total de su madre en 2002 fue de $47,450 y provino de sueldos, intereses y dividendos, y ayudas gubernamentales para los hijos. La Metodología Federal deduce $30,717 para pago de impuestos, gastos de trabajo y bienes de consumo básico, lo que deja $16,733 en ingreso disponible. Además, la madre de Sarah dispone de $2,500 en ahorros y $17,500 en valores accionarios. No se espera contribución de esos activos. Según la Metodología Federal, la contribución familiar esperada es de $3,896.

James Washington

El ingreso total de los padres de James Washington en 2002 fue de $71,100. Disponen de $18,700 en ahorros e inversiones y $21,300 en valor inmobiliario del hogar. La Metodología Federal no toma en cuenta el valor inmobiliario del hogar y asegura una protección de activos mayor que los activos totales de la familia. La Metodología Federal deduce $36,311 para impuestos y gastos de manutención y deja $34,789 en ingreso disponible. Con esta metodología, la contribución esperada de la familia es de $11,504.

Además de impuestos y gastos de manutención, la Metodología Institucional toma en cuenta los altos costos médicos que ha tenido que gastar la familia en el último año y protege el 1.52 por ciento del ingreso para los gastos de universidad de las dos hermanas menores de James. La Metodología Institucional toma en cuenta el valor inmobiliario del hogar como un activo, pero el monto que se aplica para la protección del activo es mayor que los activos de la familia, por lo que no se espera una contribución relativa a los activos. Según la Metodología Institucional, el ingreso disponibles es de $26,620 y la contribución esperada de los Washington es de $6,764.

María Martínez

El ingreso total de los padres de María Martínez durante 2002 fue de $162,900. Tienen $5,100 en ahorros y $94,500 en valores de inversión. El valor inmobiliario del hogar es de $79,200. La Metodología Federal no toma en cuenta el valor inmobiliario del hogar, por lo que los activos totales ascienden a $99,600 y el ingreso disponible es de $83,265. Este cálculo protege $45,400 de los activos de familia Martínez para el retiro, por lo que, según la Metodología Federal, la contribución esperada de la familia es de $18,673.

El ingreso disponible para la Metodología Institucional es de $71,591. Esta metodología si toma el valor inmobiliario del hogar, por lo que los activos totales ascienden a $178,800. El cálculo incluye una protección para ahorrar para la educación universitaria de los seis hijos además de reservas para emergencias. La contribución esperada según la Metodología Institucional es de $15,971.

Se puede lograr

La idea de pagar por la universidad puede intimidar. Pero existen muchos recursos para asegurar que usted podrá pagar una educación universitaria a su hija o hijo. Utilice la herramienta para el estudiante de College Board EFC Calculator (Calculadora de la EFC) para calcular lo que se espera que pague y busque la ayuda del asesor universitario de su hija o hijo y de los responsables de ayudas financieras para determinar cuáles serán las mejores fuentes de ayuda financiera.